See all Europe & CIS locations

Hotels in Madrid

Viva emociones intensas en el corazón de España

Tan encantadora y singular como imponente y animada, Madrid es un destino imprescindible en España. La capital cuenta con un impresionante patrimonio histórico, varios museos excepcionales, amplios espacios verdes en los que relajarse durante el día y una gran variedad de restaurantes, bares y discotecas. Ya sea en familia, en pareja o con amigos, viajará en el tiempo a través de los edificios y barrios históricos de Madrid, donde podrá disfrutar de infinidad de opciones de entretenimiento y, sobre todo, ¡de un buen clima! Tiene que probar la gastronomía local, ya sea los embutidos (el chorizo y la morcilla, en especial), el cocido, el queso manchego y, por supuesto, la sangría. Para disfrutar de un viaje de lujo y un confort excepcional, alójese en el Radisson Blu Madrid Prado. Grcias a su ubicación en pleno centro de la ciudad, cerca del magnífico Museo del Prado, tendrá tiempo para descubrir Madrid en las mejores condiciones. Del mismo modo, podrá disfrutar de momentos de relax en la piscina cubierta y en el spa del hotel. ¡Lo suficiente para vivir un viaje realmente inolvidable en la capital española!

En el corazón de la ciudad
Situado en el centro, a un paso del magnífico museo del Prado, el Radisson Blu es una invitación a la tranquilidad y al descubrimiento. Su magnífica fachada neoclásica da paso a un interior moderno y refinado. Para su comodidad, podrá disfrutar del gimnasio, la piscina cubierta y el spa, además de la terraza al aire libre y el restaurante del hotel, The Cask, para degustar las especialidades españolas.
 
Una historia que data de la Edad Media
Fundada a finales del siglo IX por el emir Muhammad I de Córdoba, Madrid pasó después a estar bajo el control del reino de Castilla, período en el que creció significativamente. Su historia toma un nuevo giro en 1561, cuando Felipe II la convierte en la capital del reino, en detrimento de Toledo. Ciudad próspera y con un poder cada vez mayor, se engalanó con una gran cantidad de edificios civiles y religiosos de primera línea a lo largo de los siglos XVII, XVIII y XIX. Hoy en día se ha convertido en una de las grandes capitales europeas. Es dinámica, moderna y tiene una gran riqueza cultural.
 
Un patrimonio histórico excepcionalmente conservado
Madrid ofrece una amplia variedad de monumentos y lugares de interés para todo tipo de viajeros. Entre los más famosos están el Palacio Real y sus jardines, los museos del Prado y el Reina Sofía, el gran parque del Retiro o, incluso, el Palacio de Cibeles. Madrid también cuenta con muchas plazas y terrazas animadas en las que pararse para tomar algo: la Puerta del Sol y su diversidad cultural, la Plaza Mayor con sus soportales y callejuelas pintorescas, y la encantadora pequeña plaza de Santa Ana, entre otras. Dé un paseo también por la Gran Vía, la principal avenida de la ciudad, rodeada de hermosas fachadas.
 
Una capital europea por descubrir
Se puede llegar a Madrid por carretera, tren y avión. Utilizando este último, llegará al aeropuerto de Barajas (MAD), situado a 13 km del centro urbano. La línea 8 del metro madrileño conecta el aeropuerto con el centro de la ciudad, al igual que una línea de autobús exprés que funciona las 24 h del día. Hay dos estaciones de tren principales que conectan las grandes ciudades españolas con la capital: Atocha, servida principalmente con trenes procedentes de Barcelona, Sevilla, Toledo e, incluso, Portugal, y Chamartín, situada al norte de Madrid. En la ciudad, hay metro, autobús y tranvía disponibles para desplazarse por todo el casco urbano.

Museos
Madrid se distingue por sus excepcionales museos, desde el Reina Sofía al Thyssen-Bornemisza, pasando por el Sorolla y el arquelógico. Pero, sin duda, el más conocido es el museo del Prado, situado a un paso del hotel Radisson Blu. Se trata de un edificio de época que posee una de las mayores colecciones de pintura de Europa y la más completa de pinturas clásicas españolas.  Podrá admirar obras maestras de Goya, Velázquez, El Greco y Zurbarán, y de artistas internacionales como Bosch, Rembrandt y Van Dyck. También cerca del hotel Radisson Blu, el museo Thyssen cuenta con una colección de más de 1.600 pinturas de los siglos XIII al XX. El museo Reina Sofía presenta extensas colecciones de arte moderno y contemporáneo de gran interés.
 
El Palacio Real
Como reflejo de la importancia política de Madrid, el Palacio Real es una visita obligada para familiarizarse con el patrimonio real de la ciudad. Esta gran residencia de planta cuadrada fue construida en el siglo XVIII. Podrá visitar un gran número de habitaciones con muebles de época y obras de grandes pintores españoles. El patio interior y los jardines también ofrecen lugares de paseo muy agradables.
 
La Plaza Mayor
En pleno centro de Madrid se encuentra la Plaza Mayor, un magnífico cruce de caminos rectangular rodeado de fachadas barrocas y arcadas llenas de tiendas, restaurantes y bares. Punto de encuentro muy popular entre los madrileños, esta animada plaza es también la unión de muchos callejones donde hay una colorida variedad de restaurantes y tiendas locales. El lugar está muy concurrido durante todo el día y es perfecto para tomar una copa por la tarde y admirar el atardecer en un ambiente agradable.
 
El parque del Retiro
Oasis de naturaleza y tranquilidad, el Parque del Retiro es un paréntesis de relajación en el corazón de Madrid. Situado detrás del Museo del Prado, este gran espacio verde seduce tanto a pequeños y grandes, como a lugareños y turistas, gracias a sus zonas verdes, caminos para pasear y puntos de interés, como el Palacio de Cristal y el lago artificial en el que se puede navegar en barcas. A pie o en bicicleta, con la familia o con amigos, este agradable lugar es un emblema de la buena vida madrileña.

Dónde comer y beber
Madrid está lleno de restaurantes y bares de tapas donde se puede parar en cualquier momento del día. Los encontrará, sobre todo, en torno a la Plaza Mayor y la Puerta del Sol, y a lo largo de las calles Cava Alta y Cava Baja. No se pierda tampoco el barrio de Chueca y sus establecimentos de ambiente juvenil y animado, además de los alrededores de Santa Ana y sus bares de tapas. Entre las especialidades de platos tradicionales, pruebe el cocido madrileño, los bocadillos de calamares y los churros acompañados de una taza de chocolate caliente y espeso. La mayoría de las plazas cuentan con muchos establecimientos con terrazas en las que podrá sentarse a disfrutar de un café, una cerveza o una sangría, tanto de día como de noche.
 
Eventos y entretenimiento
Una de las particularidades de Madrid, como ocurre en otras ciudades españolas, es que cuenta con varias fiestas populares durante todo el año. La mayoría de ellas están dedicadas a un santo patrón, habitualmente el del barrio donde se celebra. Entre las más destacadas se encuentra San Isidro Labrador, el patrón de Madrid, que se celebra cada 15 mayo; las fiestas de Chueca en junio, también llamadas del Orgullo Gay; la Paloma en el barrio de La Latina, que tiene lugar en torno al 15 de agosto, y la fiesta de la Virgen de la Almudena, el 9 de noviembre. También se organizan muchos festivales durante el año, incluyendo el de cine, el de cine italiano y el festival de música Dcode, con sus grandes conciertos que reúnen a miles de festivaleros.
 
Ambiente nocturno joven y vibrante
Madrid vive una segunda vida por la noche. Los madrileños suelen ir primero de bar en bar y no entrar en discotecas hasta las 2 de la mañana: las noches son largas y con frecuencia terminan por la mañana. Los bares y pubs son muchos y muy variados, y se concentran en varios barrios de la ciudad. Entre los lugares más populares para los jóvenes madrileños, puede visitar el barrio de Chueca y de Malasaña (en torno a la plaza del Dos de Mayo). Otro lugar popular para las salidas nocturnas es la plaza de Lavapiés y el barrio homónimo. Para los que busquen ambientes más elegantes y exclusivos, le recomendamos el barrio de Salamanca.

Toledo
A 70 kilómetros de Madrid se encuentra uno de los destinos imprescindibles del centro de España, Toledo. El AVE conecta Madrid con Toledo en solo 30 minutos. Catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, esta famosa ciudad amurallada es una verdadera joya multicultural. Moldeada por las culturas judía, musulmana y cristiana, la ciudad es todo un museo al aire libre. Su laberinto de calles pintorescas, sus murallas atravesadas por puertas fortificadas y la plaza de Zocodover se encuentran entre los lugares a visitar en Toledo. También podrá admirar hermosas mezquitas, sinagogas e iglesias que dan testimonio de su rico pasado.
 
Segovia
A poco más de 1:30 h de ruta, en el noroeste de Madrid, se encuentra Segovia, otro destino destacable de la región. Su rico patrimonio, muy bien conservado, permite viajar en el tiempo mientras disfruta del pintoresco encanto de una ciudad de pequeño tamaño. Entre los edificios de imprescindible visita, hay que mencionar el Alcázar, situado en lo alto de la ciudad, la majestuosa y refinada Catedral, la iglesia de San Esteban y el acueducto romano. También puede visitar Medina del Campo para tomar una copa en un ambiente auténtico.
 
Cuenca y sus majestuosas casas en la roca
Descubra el impresionante entorno natural de Cuenca, situada al sureste de Madrid y a menos de 2 horas. La ciudad, clasificada como Patrimonio de la Humanidad, vislumbra su entorno desde lo alto de un macizo de piedra caliza. Esta localidad medieval encaramada a la cima de una montaña presenta un paisaje único y pintoresco que no puede perderse. Pasee por sus calles estrechas, que ofrecen unas vistas impresionantes, admire la audaz arquitectura de sus casas colgantes y relájese degustando especialidades locales en un entorno excepcional.
 
Ávila
Ávila es una extraordinaria ciudad medieval, rodeada por una muralla románica conservada en su totalidad. Al llegar se sentirá transportado a otra época. Podrá visitar varios monumentos de interés: la Catedral de estilo gótico, la basílica románica de San Vicente, que data del siglo XII, o el Monasterio de la Encarnación, un convento carmelita donde Teresa de Ávila se unió a la Orden de los Carmelitas. Un paseo a lo largo de las murallas es también imprescindible, porque ofrece un panorama impresionante de la región. Ávila se encuentra a 1:30 h de Madrid.