Hotel Radisson Blu Royal, Bruselas

Cocina belga


La cocina belga invoca muchas palabras: magníficos gofres, chocolate y deliciosas cervezas. Sin embargo, la gastronomía de este país, donde se sirve comida francesa en cantidades alemanas, tiene mucho más. Aquellos que se embarquen en un viaje culinario encontrarán un sinfín de oportunidades de degustación en toda la ciudad. Camine por la calle que camine, no escapará de las numerosas tiendas de chocolate, pescados y mariscos frescos y refrescante cerveza.

Restaurantes en Bruselas


El barrio de Sainte-Catherine, conocido como el antiguo mercado de pescado, está justo en el centro de la ciudad de Bruselas. Aquí podrá encontrar trucha, bacalao, mejillones o almejas. Se puede comprar toda clase de pescado para comer en casa, pero quizás prefiera visitar un restaurante local en las cercanías donde la mayoría del pescado y marisco se lleva a diario del mercado.

Si le apetece calmar la sed con una cerveza de Bruselas, tiene infinidad de posibilidades para elegir. La cerveza belga es el acompañamiento perfecto de la cocina campestre y esta ciudad europea tiene más variedades de cerveza por cabeza que cualquier otro lugar del planeta. De hecho, hay tantas variedades que a menudo se convierte en un ingrediente de la comida local y puede maridarse con la comida, como un buen vino.

Esta ciudad es también conocida por sus delicias de cacao, ya que produce más de 172 000 toneladas del mejor chocolate cada año. No olvide darse un capricho en esta dulce ciudad y pruebe chocolates de sabores que nunca imaginaría. Visite las famosas boutiques Marcolini para una degustación, Zaabär para una demostración y Galler para comprar los regalos de chocolate perfectos.

Cene y disfrute de una calidad digna de estrella Michelin


Hospédese en el y podrá degustar alta cocina a solo unos pasos de su habitación de hotel moderna y exclusiva. Este hotel cuenta con un restaurante de dos estrellas Michelin: el Sea Grill. Disfrute de una elegante comida aquí o diríjase al restaurante Atrium. Atrium ofrece cocina belga de temporada con las estrellas sobre su cabeza bajo una altísima cúpula de vidrio.