Hotel Radisson Blu Royal, Bruselas

Día de San Valentín


¿Qué mejor forma de pasar el día de San Valentín que con un fin de semana romántico en pareja en el que declarar su amor o mantener viva la llama? Con un lugar privilegiado en Europa, Bruselas es un verdadero centro cultural donde se reúnen todos los campos creativos. Designada Capital Europea de la Cultura en el año 2000, la ciudad es famosa por su rica variedad de excelentes museos, monumentos y sus múltiples edificios medievales.

Aunque agasajar con flores y bombones a su media naranja es una tradición moderna, el día de San Valentín ha sido durante mucho tiempo el día de los enamorados. Tiene su origen en Saint Valentine, un sacerdote encarcelado por oficiar casamientos a pesar de estar prohibidos por el Emperador. Se enamoró de la hija ciega de su carcelero y le devolvió la vista. Durante su tiempo en prisión, le escribió bonitas cartas que firmaba como “Tu Valentín”. El 14 de febrero también coincide con el comienzo de la época de apareamiento de algunas especies, en la que nos encontramos rodeados de las delicias de una vida nueva en todas partes.

En Bruselas, hay un sinfín de lugares y actividades para celebrar el día de San Valentín. Después de su desayuno en la cama, visite el Museo Van Buuren y sus jardines, un tesoro oculto de vegetación justo en el corazón de Bruselas, con rosarios en forma de corazón. Luego, haga una parada en el restaurante Bleu de Toi, donde encontrará deliciosa comida en una antigua casa con las paredes azul claro. A continuación, dé un paseo romántico por el parque Josaphat para inmortalizar su relación en la fuente del amor. Para finalizar el día de la mejor manera, alquile un tándem en Vélo Pipette.

Radisson Blu Royal Hotel estará encantado de darle bienvenida para una escapada romántica justo en el corazón de la ciudad. Ubicado a solo 14 kilómetros del aeropuerto, el hotel ofrece 281 elegantes y cómodas habitaciones. Puede elegir cenar dentro en el restaurante Sea Grill del hotel, presente en la guía Michelin, o incluso en el emblemático restaurante Atrium. A lo largo de su fin de semana, usted y su otra mitad pueden desestresarse en el gimnasio y disfrutar de todos los placeres que la ciudad tiene para ofrecer.